Quiénes Somos


Nuestra misión

Somos una organización de la sociedad civil creada en 1999 con el objeto de promover el bienestar, crecimiento, desarrollo y la integridad de niñas y niños así como las capacidades para la crianza por parte de las familias; a partir del trabajo cotidiano con la población, de acciones de incidencia pública y de la construcción de alianzas con distintos actores teniendo como marco las disposiciones de la Convención de los Derechos del Niño y la normativa argentina.

 Dónde estamos

En los Barrios San Pablo, Almirante Brown, San Francisco, San Diego, La Esperanza y El Palito de El Talar, Partido de Tigre. En conjunto representan un área heterogénea, con zonas marcadamente deprivadas económica, social y culturalmente. En ellos viven alrededor de 15.000 personas de las cuales aproximadamente 4.000 tienen menos de 6 años.

 

Nuestra historia

Podemos decir que la evolución de los programas y actividades de CAFF en torno a la promoción y protección de los derechos de niñas y niños, siguió la trayectoria de los chicos y las familias, los cambios en el contexto y la interpelación que esto ha ido generando sobre nuestro trabajo. En efecto, varios de los integrantes de nuestra organización comenzamos a trabajar en la zona de El Talar a principios de 1980 siguiendo el recorrido de “vuelta a casa” de niñas y niños que deambulaban en las calles aledañas a la estación Barrancas de Belgrano en CABA. En contacto con ellos, entendimos que más allá de las prestaciones que pudiéramos brindarles en esa zona donde paraban, era más importante lograr la vuelta a su barrio de origen, garantizando su escolaridad y sus lazos familiares. Así es como nos mudamos con ellos a la zona en la que aún desarrollamos nuestro trabajo.


En 1999, a partir de una iniciativa de la Red Barrial de Organizaciones, fundamos la Casa de Fortalecimiento Familiar y Comunitario y nos orientamos en forma decidida a generar acciones que impidieran la expulsión de los niños de sus hogares, el trabajo infantil y su institucionalización por motivos de pobreza. En ese momento establecimos tres ejes de trabajo: i) la intervención directa en situaciones en que algún niño enfrentara la posibilidad de ser separado de su familia, articulando con juzgados, en ese entonces de menores, y los recursos comunitarios; ii) la implementación de acciones para evitar el trabajo infantil y iii) proyectos de respaldo educativo, recreativos y culturales orientados a preadolescentes y adolescentes.
Las lecciones aprendidas a partir de la puesta en marcha de esos proyectos nos fueron alertando de que estábamos llegando tarde a la vida de muchos chicos. Sus historias se venían anudando y determinando mucho antes. Trabajando en terreno era fácil ver a chicos de 3 o 4 años cuyo contexto de crecimiento

Consolidamos nuestro equipo de intervención directa y nos establecimos como Servicio de Protección de Derechos previo a la sanción de las leyes de Protección tanto Nacional como Provincial. Pudimos demostrar que con intervenciones oportunas y de respaldo a la red vincular de los niños es posible evitar judicializar niños envueltos en situaciones familiares complejas.

Por otro lado, convencidos de que el adecuado cuidado durante los primeros años y el estímulo temprano tienen amplios efectos positivos en las trayectorias de vida, reorientamos nuestros proyectos hacia la protección del derecho a gozar de buenas condiciones de crecimiento y desarrollo durante la primera infancia.

En 2003 un grupo de organizaciones de la comunidad entre las cuales se encontraban el centro de salud, jardines de infantes y representantes de la comunidad, decidimos conformar una mesa de trabajo por la primera infancia con el objeto de generar acciones coordinadas e integrales hacia todos los chicos de la comunidad y, especialmente, hacia los más vulnerables.
En el año 2008 abrimos nuestro propio espacio de estimulación, juego y acompañamiento en la crianza, para niños pequeños y sus familias desde el cual desarrollamos variedad de actividades.

En este andar tuvimos el apoy

permitía augurar la ocurrencia de alguna crisis aguda con el correr del tiempo. Lo veíamos, éramos testigos pasivos de esos procesos y sin embargo seguíamos diseñando intervenciones para apuntalar en edades más avanzadas.

En ese contexto, fuimos consolidando algunos aspectos de nuestro trabajo y reorientado otros o de múltiples organizaciones: la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescenica y Familia de la Nación, el Organismo de Infancia de la Provincia de Buenos Aires, el Municipio de Tigre, UNICEF y algunas Fundaciones, entr otras: ARcor, Caminando Juntos. 

En ese contexto, fuimos consolidando algunos aspectos de nuestro trabajo y reorientando otros.o de múltiples organizaciones: la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia de la Nación; el Organismo de Infancia de la Provincia de Buenos Aires, el Municipio de Tigre, UNICEF, y algunas Fundaciones, entre otras: Arcor, Caminando Juntos – United Way; un Consorcio integrado por CELS, FLACSO y UDESA y también de algunos donante particulares.